Tengo cáncer: ¿Qué hago? (I)

por Psicooncología0 Comentarios

Cuando una persona es diagnosticada de cáncer, tanto el paciente como su familia pueden reaccionar de manera diferente. El diagnóstico, la aceptación de éste, el tratamiento y los efectos secundarios son causas de una nueva adaptación para ambos. Sus vidas cambian radicalmente, y lo que eran rutinas dejan de serlo durante un tiempo. Esto provoca desde una mayor dependencia a la hora de tomar decisiones hasta el aislamiento social.

El objetivo de este post es ofrecer al paciente y a sus familiares información que les permita conocer los posibles cambios emocionales durante el proceso de enfermedad y apoyarles en el afrontamiento de las dificultades que puedan surgir en la nueva situación.

Tengo cáncer: ¿Qué hago?

Cada uno de nosotros somos una biografía única e independiente. Por tanto, la manera que tiene cada persona de enfrentarse al cáncer es diferente y hará uso de mecanismos de defensa bien distintos.

Es habitual que cuando a una persona le dan el tan temible diagnóstico de cáncer aparezcan sentimientos muy variados y que van desde la negación, la rabia, el miedo, la ansiedad o, incluso hasta la depresión.

Lo que también es seguro es que habrá un bloqueo inicial (por ello es conveniente ir al médico acompañado) y la mente se quede en blanco, lo que impedirá hacer las preguntas necesarias. No pasa nada si esto ocurre porque el oncólogo tendrá una actitud abierta y colaboradora y se le podrá hacer todas las preguntas que se consideren oportunas cada vez que sea necesario.

tengo cáncer

Para facilitar la labor, os detallamos algunas de las preguntas más frecuentes y necesarias para que la situación de caos que conlleva el diagnóstico pueda controlarse un poco más.

  • ¿Qué tipo de cáncer tengo?
  • ¿Qué significa la palabra estadio y de qué estadio es mi cáncer?
  • ¿Cuál es mi pronóstico?
  • ¿Qué pruebas y tratamientos me recomiendan que me realice?
  • ¿Por qué cree que este es el mejor tratamiento para mí?
  • ¿Existen otros tratamientos?
  • ¿Qué ocurriría si decido no tratarme?, ¿Podría hacerlo?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios del tratamiento recomendado?
  • ¿Existe alguna manera de aliviar estos efectos secundarios?
  • ¿Cómo sabré si el tratamiento está funcionando positivamente?
  • ¿Cuánto durará el tratamiento que me recomiendan?
  • ¿Tengo que ingresar en el hospital? Si la respuesta es sí, ¿Cuánto tiempo?
  • ¿Qué pasaría si falto a un tratamiento?
  • ¿A quién debo contactar si me encuentro mal físicamente?
  • Si necesitara apoyo psicológico ¿A quién puedo acudir?
  • ¿Mis familiares podrían disponer de apoyo psicológico también si lo necesitaran?

Aunque parezca una lista larga de preguntas, no lo es tanto. Es lógico tener miedo o vergüenza de hacer preguntas, pero tienes todo tu derecho a hacerlas e informarte bien sobre lo que te está ocurriendo a ti o a un familiar cercano.

Desde el Gabinete Emocional de Mejora Activa, especializados en psicooncología, queremos que seas un paciente activo y no pasivo, es decir, que participes plenamente de tu enfermedad (no importa cuál sea esta). Estar bien informado es sinónimo de mayor seguridad. Así que no tengas miedo de preguntar absolutamente todo lo que se te pase por la cabeza. ¿No existen las preguntas tontas cuando se refiere a las enfermedades!

Te apoyamos como necesitas

Desde el Gabinete Emocional queremos que te sientas bien contigo mismo y ponemos todo de nuestra parte para que llegues a ese objetivo. 

Uso de cookies

Gabinete Emocional utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies